• Colegio Los Olivos Málaga

Eucaristía fin de curso Pastoral



<< Los científicos no se ponen de acuerdo en si el virus es un ser vivo o no, porque nos necesita para vivir.

Dios nos necesita.


El virus está en el aire, silencioso, invisible, esperándonos.

Dios silencioso e invisible, también nos espera.


El virus prefiere las distancias cortas, el contacto, el cariño.

Dios también.


El virus es especialmente contagiable en conversaciones cercanas y sinceras.

Dios también.


El virus lo transmites con fuerza en tu aliento de vida, y puedes propagarlo a tu alrededor.

Dios también quiere ir en tu aliento.


El virus entra lentamente en tu cuerpo, y va directo a lo esencial, a tu respiración, donde nace tu fuerza para todo el cuerpo.

Dios cuando entra, entra directo en lo esencial, donde hace tu fuerza para todo, el cuerpo y el alma.


El virus se inactivará por acción humana, no morirá, pero dejará de propagarse.

Dios también puede dejar de propagarse por la inacción humana.


El virus nos aisla, Dios nos une aunque estemos aislados.


El virus nos atemoriza, Dios nos da valentía para afrontarlo.


El virus nos ha cerrado las puertas, Dios nos recibe con las puertas abiertas.


El virus sin nosotros no es nada, nosotros sin Dios no somos nada.


El virus nos ha hecho ser mejores personas, echarnos de menos y valorar más las cosas. Dios siempre lo hace, y no necesita dañarnos para ello.


Sea o no un ser vivo, que no necesitemos de él para ser mejores. Si no de Dios, que nos hace estar vivos además de ser.


Hoy estamos aquí con nuestras mascarillas, no por miedo, sino por necesidad. Necesidad de no contagiarnos del virus, pero sobre todo, necesidad de contagiarnos de Dios.


Bienvenidos >>.


Con esta monición de entrada comenzaba la Eucaristía, retransmitida por internet para que llegara a todas las familias, con la que compartimos un final de curso Pastoral.


En Familia: ¡Cristo Vive!


<< Señor, hoy -un año más- ponemos fin a otro curso de Pastoral. Y queremos darte las gracias por ello.


Este, sin duda, ha sido un año que nos será difícil de olvidar.

Un año en el que las dificultades y las debilidades humanas han quedado especialmente al descubierto.


Un curso en el que nos hemos tenido que agarrar a tu mano con más fuerza que nunca; en el que te hemos sentido muy vivo en medio de nuestras familias.

Un curso en que hemos comprobado, una vez más, que tu misericordia para con nosotros no tiene límites, como nos recuerda el Evangelio de hoy.


Ha sido este un año en el que hemos podido comprobar que, allí donde el don de Dios nos une, donde abunda el Amor, Cristo se hace presente; y que allí donde Cristo se hace presente, abunda el Amor; y los que se han reunido en su nombre se convierten en una auténtica familia.


Es por ello que Cristo vive entre nosotros, se hace presente entre nosotros, y nos llama a que construyamos, con el vínculo del amor, de la caridad, una auténtica familia, en fe, verdad y unidad.


Es esta verdad la que nos llena de alegría, de gozo, y de una esperanza que nos ensancha el corazón, en cada latido. Por ello, desde la Pastoral, queremos darte las gracias, Señor, por permitirnos seguir creciendo en la interiorización; en la fe; en la comunidad y amistad; y en el Amor.


Hoy, cuando cerramos esta etapa en comunidad, es el día dar gracias a Dios, también, por poder formar parte de esta gran familia en la que Cristo vive claramente; y en la que se manifiesta a través de cada uno de nosotros con tanta fuerza que nos hace necesitarnos y necesitar que sea Él quien viva en nosotros.


Sacando lo mejor de cada uno y poniéndolo al servicio de los demás nos permite vivir una vida intensa, bonita y llena de ilusión; aunque con ello no desaparezcan los problemas ni las dificultades sí nos hace vivirlas en compañía de gente que te cuida y quiere y te hace crecer en el amor de Dios, fuente de verdad y vida.


Damos, pues, gracias a Dios por todos y cada uno de nosotros que siendo débiles y necesitados crecemos guiados por una misma luz que da sentido a nuestro ser.


Por todo esto, ¡gracias, Señor! >>

0 vistas